¡Atención!

Don´t Copy. Los textos son míos y, en el caso de no serlos lo especifico. Disfruten del blog

Toda una vida.

Éramos distintos imposibles...

¿Sabes? No voy a cuidar tus pasos. No te puedo defender de ti.

miércoles, 8 de junio de 2011

Se llama AMISTAD.

Toda aventura tiene un principio pero, también un final...


Otro año más ha pasado. Otro año que se queda  guardado en mi cabeza, en mi mente, en mi corazón. Y es que todo pasa, porque así es el tiempo, pero los recuerdos perduran ahí, grabados a fuego, haciéndote a diario consciente de que el año se acaba pero que la amistad perdura y lo seguirá haciendo.


Al principio de año, si me hubieran preguntado cómo definiría los meses que se me venían encima, seguramente mi calificativo para éstos habría sido algo como horrible. Sin embargo, después de haber recorrido el camino, solo puedo decir, una vez más, que ha sido GRANDIOSO, grandiosamente DIFERENTE, sí, pero no deja de haber sido, de nuevo, increíblemente genial. Y no es para menos cuando estas rodeado de VERDADEROS AMIGOS, de gente de esa que a veces odias pero que jamás dejas de querer.


Como digo, este año ha sido diferente. Alguien me dijo una vez que el primer año no es igual al segundo, y tenía razón, no quisimos creerla en su momento, pero el tiempo puso cada cosa en su lugar.


Las cosas pasan siempre por alguna razón, y hoy doy gracias por tener la suerte de formar parte de esa especie de EQUIPO que hemos formado este año, que venimos construyendo desde el año pasado. Somos los de siempre, los mismos que empezaron su aventura toledana, pero ahora la confianza es diferente, ahora podemos decir que tenemos una historia, un entendimiento, una AMISTAD de esas que SÍ son para siempre.


El tiempo pasa, y pasando nos esperan tres meses por delante de constantes ausencias y de decirnos lo mucho que nos echamos de menos, y de cansarnos de repetirnos que no pasa nada, que son solo tres meses y que cuando queramos darnos cuenta estaremos de nuevo juntos, organizando una cena improvisada en ese piso ubicado en la calle Nuncio Viejo donde habitan esas INCREÍBLES personas a las que tanto queremos, yendo en el coche por el casco con la música de la Pantoja cantando a pleno pulmón, o haciendo burdas imitaciones de mojitos un domingo por la noche mientras nos preparamos para la pijama Party improvisada y para ver una película de miedo que no era tan de miedo, todo esto teniendo que estudiar para los exámenes finales al día siguiente... Cosas como estas, tan insignificantes, pero a la vez tan especiales son las que voy a echar, ya echo, de menos. 


Porque es imposible, por mucho tiempo que pase, que me olvide de esas interminables conversaciones que duran horas y horas en las que somos capaces de contárnoslo absolutamente todo o no decirnos nada. Es imposible olvidarse de las silencios llenos de sonrisas o de las carcajadas de felicidad que surgen de la nada por haber hecho alguna de las cientos y cientos de tonterías que hemos hecho durante estos nueve  meses. Porque hemos llorado, reído, caído y levantado juntos, y porque lo que ha unido Toledo durante estos dos años no lo va a separar un verano, ni dos, ni tres. 


Porque a pesar de que el año entero ha sido intenso, diferente y único, sobre todo estos tres últimos meses no podían haber sido más especiales. 


Porque jamás me olvidaré de esos personajes que han habitado la 409 y que me han acogido cada noche, con una sonrisa, con ganas, siendo mis amigos y estando ahí siempre, para cualquier cosa. Imposible que olvide la capacidad que tiene el señor García para hacerme sentir mejor con un abrazo o con un beso, por que él es así cariño en estado puro, es como nadie y uno de los mejores amigos, una de las mejores personas que te puedes encontrar en este mundo. Y que decir de Apu? Siempre de buen humor y teniendo siempre buenas palabras, por no mencionar su vena friki interactiva que me hacía reír a más no poder. 
Porque es imposible que olvide a mis gemelitos preferidos, que son unos gafas aunque se empeñen en negarlo, porque haber vivido esta experiencia sin ellos no habría sido una aventura, porque telita para aguantarlos... que nooooooo.... Porque sí, voy a echar de menos que me canten el abogada soltera, que me digan gafas, asquerosa, pero sobre todo voy a echar de menos visitarlos, verlos a diario y compartir algún momento con ellos.

Porque las tardes de biblioteca con estos 4 seres se convierten en realidad en tardes de no hacer nada, en tardes de cotilleos y cotorreos, pero, aunque son horas perdidas de estudio, son horas que ganas en felicidad, en alegría, y eso vale más. Y aunque me he pasado dos semanas rodeada de tíos escuchando conversaciones de tíos, os echos y os voy a echar de menos SIEMPRE.


También echaré de menos esa locura tan característica mezcla de niño y hombre que tiene el Canario, voy a echar de menos esos mensajes mandados a María diciéndome algo bonito, sólo a él se le ocurren cosas como esas. Y voy a echar de menos a una María estresada en plenos exámenes, a esa que va a ser una gran fisio, que ya lo es, y que la contrataré en el futuro ;). Y especial mención he de hacer de Carlos, porque aunque me pica como nadie y me hace de rabiar como ninguno le voy a echar de menos, mucho, porque él no volverá con el nuevo curso, porque él se va y es para siempre y porque se me va a hacer raro salir por ahí y no ver a Carlos, o a Juan. Porque se me va hacer raro vivir en un Toledo en el que él no está.


Y tras ellos, nombrar a Alba. Esa persona que ha estado ahí para todo, desde siempre, y que no tengo palabras para agradecerle haber sido lo que fue, lo que es. Grande, única y sobre todo Amiga.


Por último y no menos importantes, sino los que más, mencionarlos a ellos a MIS AMIGOS, a mi FAMILIA, a mi TODO: Marcial, Marta, Jennifer y Helena. Esas cuatro personas a las que adoré, adoro y adoraré siempre, porque no sé qué habría sido de mi este año sin ellos. Porque hoy no me imagino una vida en la que ellos no estén, porque jamás soñé con encontrarme con gente como ellos pero lo hice. Ellos son un regalo, suena cursi lo sé, pero es lo que son, creo que son el regalo más bonito que me ha podido conceder la vida. 4 Amigos verdaderos que están ahí para TODO, SIEMPRE, desde LEJOS y en DISTANCIAS CORTAS. Que no tengo idea de qué deciros a estas alturas porque ya lo sabéis absolutamente todo. Porque sois Dulzura (Jenny) Carácter (Marta) Cariño (Helena) y Emoción (Marcy). Sois AMISTAD. 
Y que este año me llevo muchas cosa buenas de vosotros, tantas que hasta me asusta perderlas, perderos algún día, pero eso no va a pasar porque los amigos de verdad no son efímeros. Vosotros no lo sois. 
No sé que será de mi vida en estos tres meses, pero siempre recordaré la manta a modo de capa de invisibilidad, a mi blogger preferida, a la rubia loca/psicópata/dulce que me echa azúcar en la almohada para que tenga dulces sueños, y siempre me acordaré de mi whore/maricona mala, porque nadie me hace sonreír como lo hacéis vosotros, nadie me ha echo reír hasta llorar como vosotros, y nunca he querido tanto a nadie como os he querido a vosotros...


Y es que la vida es mejor con palabras de suerte, ( y yo la tengo con vosotros) ¿Cómo diablos se pude quereros tan fuerte? 
A TODOS... Marcial, Marta, Helena, Jennifer, Garci, Alba, Apu, Carlos, Miguel, Carlos, Canario, María.

3 comentarios:

  1. Hay amigos muy grandes. Y que bonito resulta tenerles a nuestro lado... :)

    Viva la amistad sincera y verdadera!!! :D

    ResponderEliminar

Gotas de Lluvia